Así nos conocimos

Publicado: mayo 15, 2008 en Uncategorized

Así nos conocimos, mi mascota y yo.

Yo andaba por el mercado con mi mamá un domingo, solo paseando creo, no recuerdo que ninguna de las dos cargara algo.
Estaba soleado y entre toda la juguetería de plástico y peluche solo algo llamó mi atención. Una forma peludita y negra, con un gran pico amarillo, era hermoso, y estaba colgado del cuello, como ejecutado.
 

 

Me dio tanta pena, tenía que sacarlo de ahí.
Le pedí a mi mamá que lo comprara por favor, pues no tenía un sol en el bolsillo, me hizo rogar un buen rato porque no concebía que a los 17 años quisiera otro peluche para añadir a mi vasta colección. Pero éste no era para coleccionar ni tener en un aparador, este era especial.

Lo llevé a mi casa y lo senté en el mueble mientras hacía mis cosas, con la televisión prendida parecía un personaje más de mi familia, inanimado, claro, no importa donde lo pusiera, siempre parecía estar cómodo, disfrutándolo, como cualquier otro. Así, podía sentarlo a la mesa, en la cama o en los cuartos de mis hermanos.

 

Nunca nos dejaron tener una mascota, a mis hermanos y a mi, y este Pato Lucas, de 70 cm. de alto, se convirtió en un juego que compartimos, mi hermana, mi hermano y yo. Los tres lo acomodábamos cuando podíamos, para que el pato estuviera cómodo, como el rey de la casa, a veces a través de él, cambiamos nuestras voces y le dimos una propia para que pudiera decir lo que nosotros pensábamos diría si pudiera.  Nos divertíamos mucho.
Se convirtió en un intelectual cuando lo vimos aparecer al lado de Guillermo Giacosa en su columna de Peru21 (la columna de Guillermo), ambos sonrientes. Mi hermano se tomó una foto con el pato exactamente igual a la de Giacosa, para sentirse más escritor supongo.

 

Mi hermano se fue y el juego se fue desgastando, mi hermana y yo ya no le prestábamos la atención que se merecía y lo fuimos abandonando por nuestros trabajos y actividades diarias.
Ahora está sentado entre los demás peluches, nadie lo mira y menos aún lo acomoda frente al televisor. Creo que siente que lo he abandonado. Creo que lo rescataré de su abandono, hay un espacio que ocupar en la cama de mi hermano. No debí olvidar sus años de fidelidad.

 

PD: Tuvo su época de gloria, conoció a varias de mis amigas y bailó con ellas, también tiene su hi5 activo con amigos propios J

Anuncios
comentarios
  1. epepota dice:

    Are you kidding me? No sé si has escuchado decir aquello de “esto sólo me pasa a mí y al pato lucas”, pues yo creo que entonces este ha debido de ser el pato lucas más sortario de toda la vida!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s